Corrosión química


Corrosión química remaches
La oxidación es un fenómeno natural que se verifica cuando hay contacto entre una atmósfera rica en oxígeno y un material de naturaleza metálica.
La corrosión es el efecto de los fenómenos químicos y electroquímicos que provocan la destrucción o la degradación del material metálico.

La protección contra la corrosión, especialmente en un sistema de fijación, se convierte en una de las características más importantes a considerar en caso de proyectar la ejecución de una unión de materiales en ambientes particularmente agresivos
.El cromo hexavalente era, hasta hace algunos años, uno de los componentes base de los galvanizados electrolíticos. Pero numerosas directivas, entre ellas RoHS, RAE y ELV, han prohibido la presencia de metales pesados tales como plomo, mercurio, cadmio, PBB o PBDE y cromo hexavalente.

Desde 2006 los productos FAR no contienen metales pesados.

Para cada tipo de producto está previsto un galvanizado específico, estudiado para su aplicación más común, indicado en la página de las características técnicas de cada elemento de fijación (fastener) mediantela simbología de las mayores casas automovilísticas europeas.

Es posible efectuar galvanizados diferentes de lo previsto, para lo cual se requiere una verificación previa de factibilidad técnica.
La resistencia del revestimiento superficial sobre base zinc puede ser aumentada mediante el uso de material sellador.

También es posible efectuar otros tratamientos anticorrosivos en remaches e inserciones, tales como:

  • Niquelado
  • Zinc Níquel
  • Encobrado
  • Etc.

La resistencia a la corrosión es evaluada mediante un test en niebla salina. Se trata de una prueba experimental, de corrosión acelerada, que permite evaluar cualitativamente la resistencia a la corrosión de la protección proporcionada por el revestimiento.
No es posible efectuar una comparación directa entre los resultados de este test y el comportamiento efectivo del producto utilizado, lo que se debe a numerosos factores que están relacionados con la corrosión, como por ejemplo: el ambiente más o menos oxidante, la naturaleza de los materiales destinados a permanecer en contacto, la deformación del componente que puede, en parte, arruinar la capa superficial del revestimiento, etc.
Por tales razones, no es posible garantizar a priori una resistencia específica a la corrosión.

No obstante, solo como referencia de carácter general, es posible considerar los datos de la siguiente tabla:

Tipo de revestimiento Galvanizado electrolítico Número de horas en la cámara en niebla salina
(evaluación a simple vista sobre la superficie externa)
Corrosión blanca del zinc  Corrosión roja del zinc
FeZn 5 II Pasivación clara brillante 24 72
FeZn7II Pasivación clara brillante 24 96
FeZn7IV Pasivación iridiscente 96 168
FeZn7IV S Pasivación iridiscente con sellado 120 360

Por último, se aconseja no utilizar componentes galvanizados a temperaturas superiores a 250 °C, so pena la degradación al menos parcial de la capa de galvanización.